Consiguió la PGJEH sentencia de 50 años de prisión en contra de un hombre, por feminicidio y homicidio

Pachuca Hgo., a 24 de julio del 2018

 

  • El ministerio Público acreditó plenamente ante la autoridad judicial la responsabilidad del ahora sentenciado

 

Por los delitos de feminicidio y homicidio calificado en agravio de dos personas, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) consiguió de la autoridad judicial, sentencia condenatoria de 50 años de prisión en contra de un hombre identificado como C.R.G., que atacó a sus víctimas en un taller mecánico en Tulancingo.

Los hechos que fueron materia de la imputación, ocurrieron el 12 de noviembre de 2016, cuando en la calle Hidalgo, de la colonia Centro del citado municipio, fueron hallados en el interior de un taller mecánico los cuerpos de una mujer de 65 años de edad y un hombre de 70 años de edad, quienes presentaban heridas producidas con objeto punzocortante.

Desde el momento del hallazgo de ambos cuerpos, se dio intervención a la Fiscalía para la Atención de Delitos de Género de la PGJEH y a elementos de la Dirección General de la Policía Investigadora (DGPI), para indagar bajo el protocolo de feminicidio la muerte de la mujer. Las investigaciones se llevaron a cabo en coordinación con personal de la Dirección de Investigación y Litigación de la Subprocuraduría de Procedimientos Penales región oriente.

Por estos hechos C.R.G., fue detenido por su presunta relación en los hechos que ocurrieron después de que las dos personas fallecidas y el presunto responsable convivieron al interior del mismo taller mecánico en donde se hallaron los cuerpos sin vida.

Después de que personal de la Procuraduría General de Justicia hiciera el procesamiento de la escena del crimen, se allegara de indicios, posteriormente de pruebas en contra del ahora sentenciado y tras haber agotado todas las etapas del proceso penal, el Tribunal de Enjuiciamiento del Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo (TSJH) condenó al responsable a enfrentar una pena de 50  años de prisión, una multa económica y el pago por la reparación del daño a los familiares de las víctimas.